Contáctanos

+34  682 263 068

 tendiendopuentessm@gmail.com

Conecta con nosotros

asociación creada con mucha ilusión y respeto por y para personas como tú

© Asociación Tendiendo puentes en salud mental. Registrada como asociación sin ánimo de lucro en la comunidad de madrid. cif- g87539136

Buscar
  • tendiendopuentessm

Estigma en Salud Mental.

“El dolor mental es menos dramático que el dolor físico, pero es más común y también más difícil de soportar”.- C. S. Lewis, escritor de Las Crónicas de Narnia. link wikipedia


Las personas afectadas de un problema de salud mental, se enfrentan a un reto diario. Si a ese desafío le sumamos los prejuicios y discriminaciones a los que se ven sometidas, esa lucha es mucho más dura de llevar.


Existe mucha desinformación en salud mental por parte de la sociedad. Eso lleva directamente al origen y continuación del estigma hacia estas personas. A su vez se puede originar un autoestigma en la persona afectada, quienes pueden interiorizar sentimientos de rechazo y menosprecio hacia ellos mismos.


Parte de la sociedad piensa cosas tan disparatadas del estilo: son personas violentas, vagas, que no deberían tener familias, que es mejor que estén en hospitales o cárceles, que son personas débiles de carácter etc…. Esa imagen estereotipada viene de muchos sitios. Por ejemplo; en el mundo del cine, ciertos “malos” quienes son violentos, homicidas, se les presenta con un problema de salud mental; en el periodismo actual, varias noticias destacan que “X persona” poseía un diagnóstico de enfermedad mental; en novelas podemos encontrar varios ejemplos, donde el personaje posee “una enfermedad mental” y se desarrolla la historia ; profundizando más, el modelo médico es bastante estigmatizador, se equipara los problemas mentales a las enfermedades físicas, un diagnóstico y/o etiqueta(hay un eslogan muy bueno de lucha contra el estigma que dice “tenemos más etiquetas que zara”), un tratamiento(cuando muchos diagnósticos no deberían ser reducidos a causas médicas) un intento de explicación y en muchos casos poco más. Esto hace mella en la lucha contra el estigma. Una persona etiquetada de depresivo, esquizofrénico, bipolar,… crea un sentimiento de “a esa persona hay que tratarla diferente” surgiendo así un distanciamiento social, por no saber cómo tratar a esa persona. Si no tengo información real, de lo que es por ejemplo “que una persona oiga voces” mi cerebro cogerá la información que tiene a su alrededor (películas, medios de comunicación…) y la dará como real. No hace mucho se pensaba que estas personas estaban poseídas por demonios, pues bien, esta visión no deja de ser la misma barbaridad trasladada unos años después. Que una persona esté afrontando un problema psicológico no quiere decir que sea violenta, ni que haya que marginarle, ni que haya que tenerlo encerrado. Hay que saber distinguir información. Por ejemplo, sabemos que la violencia no tiene sentido (la violencia puede venir de imposibilidad de poder, celos, aceptar que existen otras verdades, religión, rechazo al otro….) dejar de asociar esa esa falta de coherencia a enfermedad mental. Es más, muchas personas con un problema de salud mental desarrollan ciertas virtudes como empatía y sensibilidad dignas de admirar. Pero también por estas creencias desarrollan sentimientos de inferioridad, soledad, culpa, rechazo, etc que como narra la frase que abre el post hace que el dolor mental sea muy difícil de soportar (no se ve, pero no os imagináis cómo se siente).


¿Qué consecuencias tiene esa forma de pensar? Discriminación, aislamiento, suicidio, no pedir ayuda por vergüenza. Se está jugando con la vida de personas, donde el número de suicidios, por el sufrimiento insoportable va en aumento.


¿Cómo luchar contra el estigma? Con información y divulgación. La información es poder y debería ser siempre verdadera.


Por ejemplo algo muy sonado en la sociedad fue el suicidio de Robin Williams. A su muerte, se escucharon argumentos de todo tipo. Que si era mentalmente débil, que si fue debido a los medicamentos, que simplemente tenía que haber luchado… Luego se supo que Robin Williams padecía Demencia de cuerpos de Lewy, una enfermedad del cerebro devastadora con la que luchó durante años, que le originaba temblores, alucinaciones, falta de memoria, insomnio, fallos en el olfato,… Solo él sabe cómo era la batalla que mantenía con su cerebro, pero marcarle como mentalmente débil, no define la lucha que pasó este grandísimo actor.


Desde tendiendo puentes queremos aportar nuestra semilla a ese cambio. Sabemos que los temas en salud mental están mejorando y la sociedad cada vez está más sensibilizada. Aun así, existe todavía mucha creencia errónea haciendo necesario seguir informando y derribando las falsas creencias, dando poder a la sociedad y a las personas afectadas.


Os dejamos una página informativa contra el estigma, donde podéis encontrar algunas historias reales para que podáis ir creando conciencia. http://www.time-to-change.org.uk/


Como siempre, gracias por leernos y esperamos que nos apoyes. Simplemente compartiendo este escrito, estás haciendo que sea posible.

15 vistas
  • Facebook icono social